Belleza: "El lifting de la Tierra"

Una de las participantes en un estudio de Earthing de hace unos años fue una mujer  con esclerosis múltiple llamada Cindy. Ella, al igual que otros participantes en el estudio, estuvo conectada a la Tierra durante unos cuarenta minutos. Después, fue al baño y volvió corriendo, con cara de sorpresa a la oficina donde los participantes estaban siendo conectados a tierra.

"Me miré en el espejo y no podía creer lo que veían mis ojos", dijo. "Era como si hubiera dormido durante tres días o hubiera estado en un retiro de sanación. Me veía mucho mejor y más joven. Había estado tan cansada, triste y estresada. Estaba asombrada".

La revelación de Cindy no fue la única. Muchas otras mujeres han hecho comentarios similares, incluso después de sólo media hora o una hora de grounding, o después de dormir conectadas a la Tierra. Han notado una diferencia. Rápidamente se sienten mejor y tienen mejor aspecto. Hablan de una piel más radiante, ojos más brillantes y más vitalidad.


Estudio: La conexión a tierra del cuerpo mejora el flujo sanguíneo facial

Un estudio de 2014 documentó por primera vez una mejora en el flujo sanguíneo facial, una de las formas probables en que el earthing puede potencialmente - y rápidamente - crear un impulso en la tez y mejorar su aspecto.

¿Con qué rapidez?

Según el estudio, el flujo sanguíneo facial mejoró en una hora. Esta mejora implica una mayor nutrición de los tejidos y funciones faciales y, basándose en las observaciones de Earthing a lo largo de los años, se puede esperar que la conexión a tierra continuada genere beneficios continuos para la piel, la complexión y la vitalidad - en esencia, un "lifting facial de earthing".

En el estudio, el doctor en electrofisiología Gaétan Chevalier, profesor visitante del Departamento de Medicina Familiar y Salud Pública de la Facultad de Medicina de la Universidad de California en San Diego y Director del Instituto Earthing, utilizó un modelo doble ciego con cuarenta sujetos para determinar si el earthing puede mejorar la circulación facial en una hora. Utilizó tanto sofisticadas imágenes de contraste láser Speckle como imágenes térmicas para documentar los cambios en la circulación.



Los participantes fueron sometidos a pruebas individuales durante una hora mientras estaban sentados en un cómodo sillón reclinable. El sillón estaba equipado con una alfombra y una almohada de conexión a tierra. También se colocaron parches de conexión a tierra en las palmas de las manos y las plantas de los pies. Los cables de puesta a tierra utilizados para conectar a los participantes fueron asignados al azar para permitir o no la conducción de la energía de la Tierra. De este modo, los individuos estaban realmente conectados a tierra o se les aplicaba un simulacro de conexión a tierra. Los participantes mostraron una clara mejora en la regulación del flujo sanguíneo facial gracias a la conexión a tierra. No se encontró tal resultado entre los participantes no conectados a tierra. El estudio con cámara láser se publicó primero. El estudio de imágenes térmicas se publicará más adelante.


Dinámica de la mejora del flujo sanguíneo facial


Los resultados de la cámara láser mostraron una fascinante y clara ritmicidad en el flujo sanguíneo facial de los sujetos conectados a tierra. Dicha ritmicidad está relacionada con un efecto regulador más eficaz del flujo sanguíneo por parte del sistema nervioso autónomo (SNA), y es otro ejemplo de cómo el earthing contribuye a la homeostasis y a un funcionamiento más natural del cuerpo.

Como señala el Dr. Chevalier en su artículo, la regulación por parte del SNA de la dinámica del flujo sanguíneo facial "trae a la mente la analogía de un termostato eficiente que activa o desactiva el sistema de calefacción o refrigeración según las fluctuaciones de temperatura dentro del entorno controlado". En el caso del cuerpo, el grounding puede contribuir al restablecimiento de la regulación por parte del SNA de la distribución de la sangre, y por tanto del oxígeno y los nutrientes necesarios, a los distintos órganos y sistemas según sus necesidades."


El Dr. Chevalier sugiere que es probable que también entren en juego otros mecanismos

1) Mejora del potencial zeta y de la fluidez de la sangre. La toma de tierra aumenta la carga eléctrica negativa en la superficie de los glóbulos rojos, lo que favorece una menor aglomeración, una menor viscosidad  (efecto de adelgazamiento de la sangre) y una mejor fluidez. Para más información, consulte nuestro estudio sobre el potencial zeta y el vídeo sobre el cambio en la fluidez de la sangre.

2) Mejora de la fisiología general.

3) Un efecto calmante en el cuerpo y la normalización de la hormona del estrés, el cortisol. El estrés se ha relacionado con muchas afecciones de la piel. En el estudio, el Dr. Chevalier también pidió a los participantes que rellenaran un cuestionario estándar sobre el estado de ánimo antes y después de cada sesión durante la cual estaban conectados a tierra o simulaban estarlo. Cuando analizó las respuestas, descubrió que el grupo conectado a tierra tenía una experiencia más agradable, se sentía más positivo y estaba más relajado. Los resultados se correlacionan con estudios anteriores de Earthing que demuestran una reducción del estrés y una mayor tranquilidad.

4) Reducción de la inflamación. Las observaciones realizadas a lo largo de los años indican claramente que las heridas y lesiones se curan más rápido cuando el cuerpo está conectado a tierra, y que los signos comunes de inflamación se reducen o eliminan.

El estudio de 2014 ayuda a explicar también los resultados de una encuesta informal realizada en una conferencia sobre el bienestar de las mujeres dos años antes. Las 100 mujeres asistentes habían rellenado un cuestionario antes y después de una hora de grounding mientras estaban sentadas durante una conferencia. Cuando se sumaron sus respuestas, alrededor del 75 por ciento o más informaron que después del grounding tenían un mejor estado de ánimo, más energía y un cutis mejorado que irradiaba más vitalidad y color. Aquí están los resultados de esa encuesta.

En 2015, recibimos este comentario de una madre de 56 años: "La semana pasada salí a cenar con un viejo amigo, un cirujano de reconstrucción facial.  Me preguntó si me había sometido a un "cambio de imagen" o a una operación, ya que parecía tener unos 35 años.  Mi rostro es mucho más joven que incluso yo tengo que mirarme constantemente en el espejo. ¿Dónde se han metido esas arrugas?".

Hay un viejo dicho que dice que la belleza viene del interior. No hay duda de ello. Ahora puede ser igualmente correcto decir que la belleza viene también de la Tierra.

Ha llegado la era del "lifting de Earthing".


Fuente: Beauty: “The Earthing Facelift”