De la hospitalización al grounding

Sarah Laucks, York, PA, educadora de bienestar, (2017): Sarah Laucks ha sido directora de educación de una organización que organiza eventos en Estados Unidos y Canadá para personas con discapacidad, sus cuidadores y profesionales de la salud.  Compartió con nosotros su experiencia de grounding en diciembre de 2017:


"Mi 'aventura' con la neumonía supuso cuatro viajes a urgencias (tres en ambulancia), 4 días completos en el hospital, tres dosis del potente antibiótico Levaquin seguidas de una reacción alérgica a ese antibiótico y, por último, intensos problemas digestivos como resultado de casi 20 días con antibióticos".


Para resolver la anemia por deficiencia de hierro estaba tomando suplementos de hierro que se sabe que causan problemas digestivos. Necesitaba reconstituir mis reservas después de la neumonía, tenía una falta de aliento constante debido a la anemia, y un estómago que no podía soportar mucho en la forma de la comida.


Mientras yo estaba en el hospital, una amiga y colega de toda la vida también fue hospitalizada por una úlcera por presión (tiene espina bífida y va en silla de ruedas). Nos enviamos mensajes de texto mientras estábamos en el hospital y me dijo que estaba utilizando mats de conexión a tierra. Yo había oído hablar del grounding cuatro años antes, pero nunca había profundizado en él ni lo había probado por mí misma. Cuando salió del hospital en la mitad de tiempo en comparación con su última úlcera por presión (que fue aproximadamente 15 años antes) decidí prestar atención. Salí del hospital el 9 de marzo. Seguí oyendo a mi amiga hablar de lo bien que le iba. "Mientras tanto, yo intentaba mejorar con la nutrición, los probióticos y otros suplementos. Me sentía mejor durante unos días y luego tenía unos días malos. Estaba muy frustrada. Finalmente, el 17 de mayo compré dos mats de conexión a tierra. Era un poco escéptica. Pensé: 'esto es ridículo'.  Pero seguí adelante, leí las instrucciones, probé una toma de corriente y puse mis pies descalzos sobre el mat.


En 60 segundos pude sentirlo. Veinte minutos después me sentía mucho mejor. Empecé a utilizar esos dos mats de forma obsesiva. Dormía con ellas por la noche. Las tenía bajo mi escritorio durante el día - con mis pies descalzos sobre ellas en todo momento. Las usaba en el sofá por la noche - apoyando mis pies y tobillos en ellos. Mi marido creía que estaba loca, pero para mí no había duda de que la toma de tierra me ayudaba, y me ayudaba más que cualquier otra cosa. "Cuando el tiempo estuvo más cálido, también estuve fuera con los pies descalzos constantemente. Pasaba al menos una hora completa, a menudo más, fuera desde finales de mayo hasta que el tiempo se volvió frío a finales de octubre de 2017.


Las mejoras que he experimentado no se parecen a nada que haya tenido antes. He estado en una aventura de bienestar desde que tenía 19 años y he probado de todo, incluyendo quiropráctica, masaje, acupuntura y acupresión, nutrición, suplementos, zumos, batidos. He probado muchas cosas. Tengo una letanía de desafíos de salud a largo plazo, incluyendo tres hernias de disco en mi columna lumbar desde que tenía 23 años, la enfermedad celíaca y más. Nada me ha ayudado tanto como el grounding.”

Fuente: Celiac Disease. Earthing Institute.