Es importante que te mantengas conectado/a a la Tierra

Es importante que hagas tierra o grounding a diario, sobre todo si tienes problemas notorios de salud. Por eso debes asegurarte de tener una correcta conexión a tierra en todo momento.


He aquí algunos ejemplos:


- De Rhonda West-Hickman, una mujer de Atlanta con fibromialgia: "Mis dolores de fibromialgia empeoran cuando llueve, pero han mejorado mucho desde que empecé a conectarme a tierra las 24 horas del día. Hace poco, estaba limpiando y no me di cuenta de que la aspiradora había hecho que el cable de Earthing de mi mat de dormir se saliera de la toma en la que estaba enchufado. Aquí ha estado lloviendo durante días y empecé a ponerme enferma. Tan mal que casi fui a urgencias.  Y se me alteró el sueño. El dolor era muy fuerte. El apetito desapareció.  Mis síntomas habían vuelto con fuerza.  Al cabo de cinco días descubrí el cable desconectado y lo volví a conectar rápidamente. Tras dos días reconectado, vuelvo a sentirme casi normal. Incluso con más lluvia cayendo".



- Terry Pocklington, un empresario del norte de California, se puso en contacto con nosotros en 2012 para informarnos de una mejora significativa en su circulación tras seis meses de earthing durante unos 30-45 minutos diarios. Dos años antes, había empezado a sufrir problemas de circulación y pérdida de sensibilidad en los pies. A menudo experimentaba rigidez e incluso a veces le costaba caminar.  A veces, decía, tenía que forzarse a salir de la cama para dar su paseo matutino.  Primero siguió un programa de suplementos antioxidantes, experimentó cierta mejoría y después empezó con earthing, con una mejoría aún más espectacular.  Ahora veía una saludable coloración rosada en sus pies.


"Cuando hago Earthing, tengo una sensación de calor en la planta de los pies y sobre todo en el metatarso, como si ocurriera algo diferente. Es como si fluyera una corriente", dijo. "La sensibilidad de mis pies ha mejorado definitivamente".


Entonces Terry dejó de hacer earthing.  Durante ocho meses. Simplemente dejó el hábito, dijo.  A pesar de una rutina activa de ejercicio, empezó a notar que su energía decaía.  Algunos días sólo podía caminar. Cuando hacía earthing, había estado trotando hasta 2 millas al día 5-6 días a la semana.


Entonces se acordó del earthing.  Pronto pudo volver a correr con energía renovada. También recuperó la sensación de calor en las plantas de los pies.


Se puso en contacto con nosotros y nos dijo que el earthing creó "resultados positivos para mi salud, seguidos de resultados negativos debido a la interrupción, y luego resultados positivos de nuevo cuando reanudé. Ahora sé que esto debe formar parte de mi práctica diaria de bienestar".


En 2011, escuchamos el siguiente relato de Clover Calvet, una empresaria y profesora jubilada que vive en Fairfield, Iowa. Llevaba dos años haciendo earthing y experimentaba un sueño cada vez más profundo y reparador, además de más energía y una reducción drástica de la inflamación de las encías.  Entonces se puso en contacto con nosotros con esta observación "Durante dos semanas, después de la partida de un huésped, de repente me sentí muy mal, con mucha fatiga. Me empezaron a doler las encías y no dormía nada bien. Al principio pensé que era el resultado de demasiada actividad mientras recibía a mi huésped, pero finalmente descubrí que me había olvidado de enchufar mi mat de Earthing. Ahora todo vuelve a ir bien. He recuperado el sueño y la energía.  Ya no me duelen las encías".


- El doctor Fabio Luiz Vieira, médico generalista brasileño, nos dijo en 2012 que había experimentado más energía y menos fatiga después de dormir conectado a tierra.  Dormía mucho mejor.  En un breve viaje a Río de Janeiro, se llevó su sábana.  "La primera noche dormí muy bien, pero la segunda fue terrible, superficial y llena de pesadillas", dijo. "Me preguntaba qué estaba pasando porque hasta entonces había dormido muy bien cuando estaba conectado. Por la mañana, cuando estaba organizando mis cosas para volver a casa, ¡me di cuenta de que la camarera había desconectado el cable de la sábana después de la primera noche!".


- Una bloguera del bienestar relató lo siguiente en su artículo de 2012 sobre Earthing: "Llevaba aproximadamente un mes durmiendo estupendamente y conciliando el sueño con facilidad hasta una noche en la que estuve dando vueltas en la cama y no pude conciliar el sueño durante un par de horas. A la mañana siguiente, ¡me di cuenta de que el mat Earthing se había desenchufado!".


- Anita Moran, de Biddleford, Maine, informó en 2011 de que desde que dormía haciendo tierra experimentaba un gran alivio del dolor artrítico en el pie derecho, algo que había intentado resolver sin éxito durante más de una década. Dos años después, afirma que el dolor no ha desaparecido por completo, pero lo que sí ha notado es que "si no hago tierra, es peor.  Me fui un fin de semana y olvidé la esterilla y noté que el pie me dolía más y estaba más inflamado, y tardé unas cuantas noches en volver a estar como antes".


- Donna Tisdale, agente inmobiliaria de Nashville, lleva durmiendo en el suelo desde 2008.  Ella compartió esta historia con nosotros en 2015:  "He estado plagada de miserables alergias estacionales durante muchos años.  Los meses de mayo y septiembre siempre fueron un reto para mí.  El problema cesó cuando empecé a dormir con un mat Earthing. Durante cinco años pasé los meses de mayo y septiembre sin tener que tomar ningún medicamento.  Entonces, en mayo de 2012, de repente empecé a estornudar como una loca.  No entendía qué pasaba hasta que probé mi sábana y ya no era conductora.  Tras dos noches con la nueva sábana, dejé de estornudar inmediatamente.  Fue lo más increíble!".


- Ann Francis, una entusiasta de Earthing en Nebraska, nos recuerda que hay que tener cuidado con la posibilidad de que las mascotas rompan los cables de Earthing.  Pasó esta nota de un caballero al que había iniciado en Earthing: "Cuando empecé a dormir conectado a tierra con un mat Earthing, me enganché.  Sin embargo, hace aproximadamente un mes, empecé a sentirme fatal y no podía conciliar el sueño.  Comprobé la conexión del mat Earthing y descubrí que el gato de mi hijo la había mordido.  Después de conseguir un cable de repuesto, vuelvo a dormir como un bebé".


- Y de Valerie Ann Wells, de Tacoma, nos llega esta experiencia:  "Durante años, he estado sufriendo con dolor y problemas de sueño que se cree que están relacionados con la fibromialgia.  Empecé con Earthing en 2013 y experimenté un alivio significativo.  Luego, a principios de 2015, los dolores en los pies y las articulaciones volvieron de repente, y tuve problemas para dormir de nuevo.  Comprobé mis conexiones y ¡voilá!  Descubrí que el jardinero había arrancado la varilla metálica de la Tierra.  No me extrañaba que me volviera a doler. Volví a clavar la varilla en el suelo y, como por arte de magia, el dolor desapareció y volví a dormir mejor."


Si te estás sintiendo bien mientras haces tierra y repentinamente comienzas a sentirte mal, asegúrate de chequear tu conexión con tu tester y de que los productos Earthing estén correctamente conectados.


Fuente: Why it’s important to Stay Connected. Earthing Institute.