Grounding para bebés prematuros

Los médicos de cuidados intensivos han descubierto que el grounding puede aumentar la resistencia de los bebés prematuros y reducir el riesgo de complicaciones.


Los médicos informaron de que el grounding producía mejoras inmediatas y significativas en las mediciones del funcionamiento del sistema nervioso autónomo (SNA), de importancia crítica en la regulación de las respuestas inflamatorias y al estrés.


Los hallazgos, realizados por investigadores de la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales del Hospital Infantil de la Universidad Estatal de Pensilvania en Hershey, se publicaron en la revista Neonatology en agosto de 2017.


En concreto, la conexión a tierra de los bebés, clínicamente estables y de entre cinco y sesenta días de edad, aumentó notablemente las medidas de variabilidad de la frecuencia cardiaca (VFC) que indicaban una mejora de la transmisión del nervio vago.  El nervio vago, que se extiende desde el tronco encefálico hasta el abdomen, es el nervio principal de la división parasimpática del SNA.  Sus ramificaciones irrigan y regulan órganos clave como los pulmones, el corazón y los intestinos.  La VFC se refiere a las alteraciones de la frecuencia cardiaca entre latido y latido, y está influenciada por las ramas simpática y parasimpática del SNA.


Este es el primer estudio de Earthing realizado con bebés.  


Anteriormente, un estudio de 2011 demostró que el grounding mejora rápidamente la VFC entre los adultos, y genera un cambio de un modo simpático hiperactivo, asociado con la aceleración y el estrés, a un modo parasimpático (más tranquilo).


Si se mejora la VFC, se puede reducir la probabilidad de sufrir trastornos relacionados con el estrés.


Veinte de los 26 bebés que participaron en el nuevo estudio fueron sometidos a pruebas de VFC mientras permanecían en el suelo durante periodos de prueba de entre 20 y 40 minutos.  En todos ellos se documentó una mejora constante de la VFC.  La mejora desaparecía rápidamente cuando se les desconectaba alternativamente de la Tierra.  La conexión a tierra se consiguió adhiriendo un parche de conexión a tierra sobre la piel de los bebés, mientras estaban en sus incubadoras o cunas, y conectando el cable del parche al sistema de conexión a tierra del hospital.


Entre los bebés analizados, "el grounding elevó el tono parasimpático en cuestión de minutos", afirma Charles Palmer, MB.ChB., especialista en neonatología y coinvestigador del estudio. "Evidentemente, necesitamos más investigación para seguir demostrando que el grounding puede mejorar la transmisión del nervio vago y, por tanto, mejorar los mecanismos reguladores del estrés y la inflamación en los recién nacidos prematuros".


Anteriormente, el Dr. Palmer y sus colegas de investigación informaron de que la disminución de la función del nervio vago es un "valioso marcador de vulnerabilidad al estrés" en los bebés prematuros, incluido un indicador de riesgo de enterocolitis necrotizante, un trastorno intestinal grave que afecta a alrededor del 5-10 por ciento de los bebés prematuros.  Esta afección tiene un componente inflamatorio que podría afectar negativamente a las células críticas que protegen el tejido nervioso y, por tanto, posiblemente socavar el desarrollo del sistema nervioso.


En los últimos quince años, la investigación ha revelado que el nervio vago desempeña un papel fundamental en el llamado "reflejo antiinflamatorio", un mecanismo que controla las respuestas inmunitarias básicas y la inflamación durante la invasión de patógenos y la lesión de tejidos.  Entre otras cosas, las acciones del nervio ayudan a inhibir la producción excesiva de sustancias químicas proinflamatorias.


Estudios previos sobre el grounding han llevado a la hipótesis de que el grounding reduce la inflamación como resultado de los electrones de la Tierra que entran en el cuerpo y neutralizan los radicales libres implicados en la inflamación crónica. El hecho de que el grounding mejore el tono del vago en adultos, y aparentemente también en bebés, ofrece otro mecanismo sobre cómo el grounding reduce la inflamación en el cuerpo.


Los investigadores de Penn State también informaron de que la conexión a tierra redujo inmediata y sustancialmente la tensión cutánea inducida en los bebés por los campos eléctricos ambientales irradiados por los equipos médicos y de incubación circundantes.  Esta tensión puede tener un efecto estresante en los bebés prematuros.  En un estudio publicado en 2005 y de nuevo en 2016, se ha demostrado que el earthing reduce significativamente el voltaje inducido en el cuerpo.


Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU., casi medio millón de bebés estadounidenses nacen prematuros cada año, es decir, 1 de cada 8 bebés.  Prematuro significa que un bebé nace antes de las 37 semanas de embarazo. Las causas de muerte relacionadas con la prematuridad representan alrededor del 35% de todas las muertes infantiles, y más que cualquier otra causa individual, y también es una de las principales causas de discapacidad neurológica a largo plazo en los niños.


Una técnica de conexión eléctrica a tierra podría mejorar la salud de los bebés de la UCIN


Rachel Rabkin Peachman


3 de agosto de 2017


HERSHEY, Pensilvania - Una técnica llamada "conexión eléctrica a tierra" podría moderar la exposición electromagnética de los bebés prematuros en la unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN) y mejorar sus resultados de salud, según investigadores del Penn State College of Medicine.


Los equipos de la UCIN producen campos electromagnéticos de baja frecuencia que pueden tener efectos sutiles pero mensurables en el sistema nervioso autónomo, el sistema que regula las funciones corporales involuntarias. Los niños prematuros pueden ser especialmente vulnerables a estos efectos.


Investigaciones anteriores en adultos han demostrado que la exposición a campos electromagnéticos puede afectar al nervio vago, un componente clave del sistema nervioso autónomo que regula los órganos internos del cuerpo durante el reposo. Investigaciones anteriores también han demostrado que la conexión a tierra, reduce la carga eléctrica del cuerpo, puede mejorar el funcionamiento del sistema nervioso autónomo y del nervio vago, produciendo una mejora del tono vagal.


El tono vagal, que se mide analizando la variabilidad de la frecuencia cardiaca entre la inhalación y la exhalación, es un valioso indicador de la salud. Un estudio anterior realizado con colegas de Penn State descubrió que un tono vagal bajo en recién nacidos prematuros es un marcador de vulnerabilidad al estrés y un factor de riesgo para desarrollar enterocolitis necrotizante, un trastorno intestinal que puede tener graves consecuencias. Reforzar el tono vagal puede reducir la inflamación, prevenir la enterocolitis necrotizante y ofrecer protección frente a otras enfermedades que pueden afectar a los niños prematuros.


Además, otro estudio con niños prematuros ingresados en la UCIN reveló que cuando se desconectaba la alimentación de la incubadora, eliminando así la fuente electromagnética, mejoraba el tono vagal de los niños. Pero hasta este estudio de Penn State, publicado en un número reciente de Neonatology, ninguna otra investigación había evaluado directamente el efecto de la conexión  a tierra en el tono vagal de los bebés prematuros en la UCIN.


Para evaluar la conexión entre la puesta a tierra eléctrica y el tono vagal en los bebés prematuros, los investigadores llevaron a cabo un estudio observacional prospectivo que incluyó un total de 26 bebés prematuros que tenían entre seis y 60 días de edad y estaban en la UCIN del Penn State Health Milton S. Hershey Medical Center entre octubre de 2012 y enero de 2014.


"Los bebés prematuros de la UCIN tienen muchos problemas de salud debido a la inmadurez de sus pulmones, de su intestino y de todos sus órganos, así que decidimos estudiar cómo la conexión eléctrica a tierra podría ayudar a mejorar el tono vagal y mitigar algunos de esos problemas", dijo el Dr. Charles Palmer, profesor de pediatría y jefe de medicina neonatal del Hospital Infantil Penn State. "Cualquier cosa que pudiéramos hacer para mejorar la capacidad de recuperación de los bebés sería buena".


Tras medir los niveles electromagnéticos ambientales dentro y alrededor de las incubadoras, los investigadores conectaron eléctricamente a tierra a los bebés conectando un cable de electrodos desde las incubadoras o cunas abiertas de los bebés hasta el suelo. A 20 de los 26 bebés se les midió tanto el voltaje cutáneo -el voltaje medido entre la piel del paciente y la toma de tierra eléctrica- como la variabilidad de la frecuencia cardiaca -para evaluar el tono vagal- antes, durante y después de la toma de tierra. A seis de los niños sólo se les midió el voltaje cutáneo.


"Cuando observamos la señal en la piel, era una señal oscilante que salía a 60 hercios, que es exactamente la frecuencia de nuestra energía eléctrica. Cuando conectamos al bebé a tierra, el voltaje de la piel disminuyó aproximadamente un 95% y el tono vagal aumentó un 67%", explica Palmer. Tras la conexión a tierra, el tono vagal volvió al nivel anterior a la conexión.


"Lo que podemos concluir es que el sistema nervioso autónomo de un bebé es capaz de percibir el entorno eléctrico y parece que un bebé está más relajado cuando está conectado a tierra", dijo Palmer. "Cuando se relaciona con nuestro trabajo anterior, que descubrió que el tono vagal era un importante factor de riesgo de enterocolitis necrotizante, este nuevo hallazgo puede ofrecer una oportunidad de proteger aún más a los bebés".


Una limitación de este estudio es el tamaño de la muestra, y es necesario seguir investigando, dijo Palmer.


"Si más investigaciones confirman nuestros resultados, podría significar, por ejemplo, rediseñar las incubadoras para conectar a tierra a los bebés y anular el campo eléctrico", dijo.


Palmer también señaló que se necesitan más estudios para evaluar los efectos a largo plazo en los bebés prematuros de la exposición a campos electromagnéticos de baja frecuencia en la UCIN.


Otros investigadores de este proyecto fueron el Dr. Rohit Passi, becario en medicina perinatal neonatal, y la Dra. Kim K. Doheny, ambos del Hospital Infantil Estatal de Pensilvania, División de Medicina Neonatal; Yuri Gordin, estudiante de medicina de la Facultad de Medicina Estatal de Pensilvania; y Hans Hinssen, del Departamento de Ingeniería Clínica Estatal de Pensilvania y de la Facultad de Medicina.


Este estudio de investigación no ha recibido financiación específica.



Fuente: Grounding - Helping premature babies.Earthing Institute.