¿Fatigado? Deja que el grounding te recargue

Vidas llenas de energía

Aquí hay más comentarios de personas que han experimentado más energía gracias al earthing.

  • De un lector de Inglaterra: "Me sentía muy decaído y lento, sin energía alguna. Un poco escéptico al principio, me compré un mat de tierra para la casa y la oficina. Desde que empecé a conectarme a tierra, me he sentido y he dormido muchísimo mejor, y parece que tengo mucha más energía que antes".
  • De otra mujer de Inglaterra que sufría de bronquitis y falta de aliento después de una operación de pulmón en el año 2000: "Después de usar el Sleep Mat durante una semana, nada se alteró, sólo que tuve una buena noche de sueño. Después de los dos primeros días de la segunda semana, las cosas empezaron a cambiar radicalmente. Noté una notable mejora en mi respiración, y mi pecho se aclaró mucho. Además, mis niveles de energía se dispararon y durante el día no sentía ningún rastro de cansancio como antes."
  • De una madre de Arizona: "Soy madre de dos niños pequeños y desde hace años tengo poca energía y una sensación general de apatía. Mi marido y yo llevamos cuatro noches durmiendo con el mat de earthing y me siento ¡¡¡Asombroso!!! La primera noche sentí los pies y las piernas calientes, y después de la segunda noche de earthing, ¡¡tenía mucha energía! Hoy es la cuarta mañana, y siento que mi cerebro se está desfragmentando.  Mi memoria y mi capacidad de pensar con claridad han mejorado mucho".
  • De una mujer de California que trabaja como vigilante de incendios forestales: "Utilizo la esterilla mientras trabajo en una torre de incendios en el bosque, donde transmito información durante nueve horas. La esterilla me mantiene con los pies en la tierra y me hace sentir completa. Antes, me sentía agotada y agotadora al final del día. A mis riñones les encanta la sensación de bienestar, duermo mejor y me duelen menos las piernas. Estoy teniendo el mejor año físicamente en este trabajo de 27 años".
  • De la directora de un centro de cuidado de la piel de California: "Durante años solía trabajar más de 10 horas al día, haciendo múltiples tratamientos faciales, hidrafaciales y contra el acné. Con el tiempo, empecé a tener problemas con las manos.  Me diagnosticaron túnel carpiano, pero no quería operarme. También me despertaba con las manos temporalmente enroscadas y rígidas, y también los pies muy rígidos.  Al final de la jornada laboral estaba bastante agotada. Sentía las manos agotadas y doloridas, y lo mismo con el cuello por agacharme constantemente ante los clientes. Las exigencias del trabajo y los años me habían alcanzado.  Era demasiado para mí, especialmente los tratamientos faciales que requieren más masajes. Me dolían demasiado las manos.  Tuve que reducir el número de clientes.

A finales de 2015, empecé a usar una almohadilla de tierra en el trabajo, y luego también en el trabajo.  Noté que mis manos y pies se volvían gradualmente menos rígidos por las mañanas. Después de 2 ½ meses mis manos mejoraron alrededor de un 80%.  Trabajaba con mucha más facilidad y, después de un tiempo, sin dolor. Ahora tengo mucha más energía y no estoy tan cansada como antes.  Puedo volver a hacer tratamientos faciales seleccionados, espaciados, sin sentir el típico hormigueo y la fatiga en los dedos por el masaje. Y duermo mejor que nunca.

Los clientes dicen que sus tratamientos, especialmente los faciales, son diferentes.  Sienten más energía.  Una me dijo, asombrada, que su dolor de espalda había mejorado.

Nuestros empleados (cuatro esteticistas) están utilizando el mat en el trabajo y en casa. También se sienten mejor, con más energía y menos cansancio al final del día".

En el caso de la fibromialgia, una enfermedad dolorosa que suele conllevar fatiga crónica, el grounding puede suponer una gran diferencia.  Haz clic aquí para leer un artículo sobre la fibromialgia y el grounding.   


Referencia: Collatz A, et al. A systematic review of drug therapies for chronic fatigue syndrome/myalgic encephalomyelitis.  Clinical Therapies, 2016: 38(6), 263-71.